Elaboración de la escritura que contiene la protocolización del poder otorgado a...

Discussion in 'Legal Terminology' started by girasol de malvín, Mar 29, 2007.

  1. girasol de malvín

    girasol de malvín Senior Member

    Minnesota, USA
    Uruguay, Spanish
    Hola alguién tendría tiempo de ayudarme a traducir esa frase al inglés? Agradezco cualquier ayuda que me puedan dar.:)
     
  2. mattewis Senior Member

    Afrikaans, South Africa
    Drawing up the deeds/ documents containing the protocol of power granted to...
     
  3. Hebe-asteriod

    Hebe-asteriod Senior Member

    Caracas- Venezuela
    Venezuela -Spanish
    How about "Drawing up of the deed for the registration the powers conferred to ...?
     
  4. girasol de malvín

    girasol de malvín Senior Member

    Minnesota, USA
    Uruguay, Spanish
    ¡muchas gracias por su ayuda!:)
     
  5. dauda98 Senior Member

    United States
    I believe that protocolizacion is a formal notorization. No?

    The drawing up of the notarized documents containing.....

    Please don't use the term "deed" unless you are talking about real estate property.
     
  6. Hebe-asteriod

    Hebe-asteriod Senior Member

    Caracas- Venezuela
    Venezuela -Spanish
    Hola dauda, es posible que el concepto varíe de una localidad a otra, pero en su sentido mas general la protocolizaicón de un documento se refiere al registro del mismo

    Saludos
     
  7. the boss Senior Member

    Mexico
    Mexico
    lamentablemente, Hebe, discrepo de tu opinión.

    Protocolizar viene de protocolo, que es libro que llevan los Notarios en su ofiicina y en donde se asientan los actos en los que dicho Notario intervino o "dió fe". Esa acepeción, que nada tiene que ver con el registro del acto mismo, viene desde Roma.

    PROTOCOLO

    • I. (Del latín protocollum, que a su vez proviene del griego primero y pegar; es decir, la primera hoja encolada o pegada). Es la serie ordenada de escrituras matrices y otros documentos que un notario autoriza y custodia con ciertas formalidades.
    La palabra protocolo ha sido objeto de diversas definiciones e incluso se ha discutido su etimología misma. Además de las citadas líneas arriba, autores como Escriche, opinan que el vocablo proviene del griego TQWZO = primero del latín collium o collatio = comparación o cotejo.
    Como quiera que sea, en su acepción actual -referida al protocolo notarial- el protocolo es el libro o juego de libros autorizados por el poder público, en los que el notario asienta y autoriza las escrituras y actas notariales que se otorgan ante su fe.
    Se trata de libros -generalmente en número de diez-que los notarios utilizan para asentar en ellos los originales de los instrumentos públicos.
    • II. Este concepto es una creación de la técnica notarial grecolatina, cuyo contenido se ha ido ampliando con el tiempo, desde sus orígenes en que implicaba una simple anotación del tabularii romano, en la parte superior de la carta en la que se contenía el acto jurídico celebrado por las partes y que se entregaba al declarante de la voluntad; el tabularii efectuaba un breve apunte al respecto de en un breviario.
    Con el paso del tiempo, se hablaba de protocolo al hacer referencia a un resumen de los negocios jurídicos otorgados por las partes, que el notario elaboraba en presencia de los testigos y que coleccionaba en orden cronológico, formando de esta manera un registro a base de legajos.

    La novella 45 de Justiniano, dispuso, en el año 537, que los notarios escribieran los documentos en el protocolo, papel que arriba llevaba impresa la fecha de su entrega al notario, y otros datos y cuyas hojas debían permanecer unidas.
    Finalmente, se llegó al momento en que el registro era un libro encuadernado de antemano, en el que las declaraciones eran escritas en forma completa, no solamente mediante resúmenes, y se firmaban por los asistentes.
    • III. En la actualidad, el protocolo constituye uno de los más importantes complementos de la función del notario de tipo latino, porque como afirma Sanahuja y Soler, mediante el protocolo se guardan en lugar seguro los instrumentos públicos y no sufren el riesgo en manos de particulares, que pudieran extraviarlos o alterarlos. Así, el protocolo es garantía de perdurabilidad de los actos jurídicos, de autenticidad, al dificultar la suplantación de los documentos y medio de publicidad para quienes tienen interés jurídico en el acto contenido en el instrumento asentado en el protocolo. Los libros del protocolo son propiedad gubernamental, pero los adquiere el notario con su propio peculio. En nuestro medio, de acuerdo con la ley, se trata de libros encuadernados y empastados que constan de ciento cincuenta hojas; es decir, trescientas páginas, foliadas y una más al principio y sin número, en la que se asienta el título de cada libro.
    La ley se ocupa de los más mínimos detalles del protocolo, indicando las dimensiones de las hojas, que deben ser de papel blanco, con treinta y cinco centímetros de largo por veinticuatro de ancho en su parte utilizable con un margen izquierdo de doce centímetros para anotaciones marginales; establece la ley que las hojas tengan espacios al extremo de los márgenes de ambos lados, de un centímetro y medio ''para proteger lo escrito''; señala que los instrumentos se asentarán mediante cualquier sistema de impresión firme e indeleble y que los renglones deben ser equidistantes entre si y no más de cuarenta por página.
    La numeración de los libros que integran el protocolo se inicia en el libro número uno, sigue en el libro dos, después cl tres y así sucesivamente hasta el décimo libro o hasta el que haya sido autorizado si son menos de diez, y a continuación se vuelve a empezar por el libro uno, hasta que el juego de libros se agota. Nunca se altera el orden de la numeración, a pesar de que se pase de un volumen a otro.
    La ley impone una larga serie de normas que los notarios deben observar al utilizar los libros del protocolo, normas que buscan asegurar el cumplimiento de las finalidades de certeza, seguridad, conservación y publicidad que el notariado latino persigue. Así, se prevén autorizaciones gubernamentales para los libros, antes y después de ser utilizados por el notario; distancias entre uno y otro instrumentos, formalidades para la apertura y cierre de los libros, normas para las anotaciones marginales y otras.
    Forma parte del protocolo, jurídicamente hablando una carpeta en la que el notario deposita los documentos que deben acompañar a cada instrumento, como permisos, certificados, expedientes, poderes y otros muchos, y que se denomina apéndice. Existe uno por cada volumen del protocolo; se empasta y forma parte integral de aquel. Los libros del protocolo son autorizados por el poder público antes de ser utilizados por el notario; esta autorización consiste en una razón que indica el lugar, la fecha, los datos del notario, su lugar de residencia y el número de fojas útiles del libro y tiene por objeto llevar control de los libros y cerciorarse de que están vacíos antes de iniciar su utilización.
    • IV. Actualmente, las necesidades del tráfico jurídico, sobre todo en materia mercantil y los requerimientos de lo que ha dado en llamarse ''interés social'', como son las escrituraciones masivas, presionan para buscar sistemas notariales más ágiles, que permitan otorgar notarialmente actos en masa. Inclusive, en algunas entidades federativas tienen en uso el llamado ''protocolo abierto'', sistema a base de folios que no se encuentran previamente encuadernados, sino que una vez que en ellos se asienta el instrumento respectivo, se aglutinan numerados en carpetas, sistema que se presta a serias faltas de seguridad, permitiendo alterar fechas y hasta sustituir folios.
    Es importante hacer resaltar la vital trascendencia que tiene el protocolo para la seguridad jurídica; y debe comprenderse la necesidad de que cuando se legisle para adecuar el sistema notarial a los requerimientos de la vida moderna, no se sacrifiquen los aspectos esenciales del notariado, que son su razón de ser, en aras de una agilidad que puede buscarse por otros medios menos dañinos, como la simplificación de los trámites, licencias, informes y demás requisitos gubernamentales que son el verdadero obstáculo con el que diariamente se enfrenta quien acude al otorgamiento de un instrumento ante notario.

    (Dicionario Jurídico del Instituto de Investigaciones JUrídicas la Universidad Nacional Autónoma de México)
     
  8. Hebe-asteriod

    Hebe-asteriod Senior Member

    Caracas- Venezuela
    Venezuela -Spanish
    Hola Boss, sin duda, ese será la definición mas correcta, y por eso hable de variaciones entre diferentes localidades. En Venezuela la protocolización de un documento implica su otorgamiento ante el registro correspondiente
     

Share This Page