Llegué con el propósito de no decir/que yo no dijera nada.

Bohus

Senior Member
Eslovaco
Hola amigos a todos.

Querría pedir vuestra opinión.

Esta oración es normal: Llegué allí con el propósito de no decirles nada.

Cuando yo diga esto de otra manera:

Llegué allí con el propósito de que yo no les dijera nada.
Llego aquí con el propósito de que yo no les diga nada.

Son admisibles en español oraciones semejantes ?
 
  • Maximino

    Banned
    Español chileno
    Lo que sucede es que en la frase ‘Llegué allí con el propósito de no decirles nada’ se suele elidir lo que continúa (‘y solo abrazarlos’, ‘Solamente quería que notaran mi presencia’, etc.) por considerarse sobreentendido. Por ende el modificar esa frase y construir otras como ‘Llegué allí con el propósito de que yo no les dijera nada’ o ‘Llego aquí con el propósito de que yo no les diga nada’ no tienen sentido.



    Saludos
     
    Last edited:

    jordi picarol

    Senior Member
    Spanish
    Bohus, la primera frase queda completa tal como esta. Las otras dos, no. Tendrías que completarlas de alguna manera para que tuvieran sentido, por ejemplo:
    Llegué allí con el propósito de que yo no les dijera nada, que fuera Pedro quien lo hiciera.
    Llego aquí con el propósito de que yo no les diga nada, que se lo diga Pedro.
    De todos modos las frases quedan un poquitín forzadas.
    Saludos
    Jordi
     
    Last edited:

    juandiego

    Senior Member
    Spanish from Spain
    Hola, Bohus.

    Si te entiendo bien, lo que te preocupa es si se puede alternar esa subordinada de infinitivo con otra introducida por la conjunción que y un verbo finito (con flexión de persona) en subjuntivo. En ese caso concreto, yo diría que no se puede, no me suena viable la opción con el verbo flexionado. La alternancia entre subordinada de infinitivo y subordinada finita está sometida a diversas reglas que se basan fundamentalmente en dos factores: el tipo de verbo de la proposición principal y la posibilidad de ésta de controlar el sujeto de la subordinada.

    Las subordinadas de infinitivo son posibles sólo cuando de la principal se puede inferir el sujeto de la subordinada. El caso más típico es cuando hay coincidencia de sujetos, como en tu caso: (Yo) Llegué con el propósito de (yo) no decir nada, aunque también podría controlarse el sujeto de la subordinada mediante el objeto indirecto de la principal: Me gusta (yo) salir hasta tarde. Si en tu ejemplo hubiera un cambio de sujeto entre principal y subordinada, la única opción posible sería la de con el verbo flexionado: Llegué con el propósito de que (tú) no dijeras nada.

    En este artículo sobre subordinadas sustantivas y de infinitivo de Justo Fernández López (Hispanoteca) puedes encontrar una tabla a este respecto de cuando hay que emplear forzosamente una subordinada de infinitivo, cuando es imposible y en qué casos pueden alternar ambas construcciones. En él podrás leer que cuando los sujetos son correferentes (se refieren a la misma persona) y en la principal hay un verbo que exprese voluntad o deseo, la subordinada sólo puede ser de infinitivo:
    Miguel bebía después de cada bocado y procuraba mostrar animación.
    Maquinó prepararle la muerte en la guerra.
    Decidieron irse.
    Quisieron convencerle.
    Deseo estudiar Economía.
    En las anteriores oraciones no es posible la opción de subordinada con el verbo flexionado. En tu caso es similar; Llegar con el propósito es una construcción que expresa voluntad, similar a proponerse pero con significados adicionales.
     
    Last edited:

    Cal inhibes

    Senior Member
    Spanish
    Llegué allí con el propósito de no decirles nada. Es una frase correcta. Llegué allí con una intención definida, que dependía de mí, y era quedarme callado.
    "Llegué allí con el propósito de que yo no les dijera nada" es claramente incorrecta, porque das a entender que el no decirles nada ya no depende de tí, sino de alguien diferente, que se llama "yo". Si dijeras: "Llegué allí con el propósito de que Juan no les dijera nada", la frase sería correcta, porque expresa tu intención de impedir (de alguna manera) que Juan hablara.
    La tercera frase: "Llego aquí con el propósito de que yo no les diga nada", es igualmente incorrecta. Doble personalidad. Llego con el propósito de que ese individuo extraño y desconocido que se llama "yo" no vaya a soltar la lengua.
    Serían frases kafkianas.
    Un cordial saludo
     

    Bohus

    Senior Member
    Eslovaco
    Juan Diego , el artículo de Justo Fernández López es muy instructivo para mí, gracias.
    Cal inhibes, también agradezco tu ayuda.
     
    < Previous | Next >
    Top