meter la mano en la lata

Adolfo Afogutu

Senior Member
Español
Buenas y burbujeantes noches, las mías lo fueron con un buen cava español, varias botellas (no yo solo, que beber solo es malo para el alma, sino acompañado):

Por ser el primer día del año, voy a hacer un aporte, que quién sabe, capaz que hasta el día llegará, ojalá no muy lejano, en que encuentre su acepción un merecido lugar en el diccionario de la casa. Grande fue mi sorpresa al constatar con concienzudo y meticuloso cuidado que nunca a contertulio alguno de los aledaños le dio por dejar asentado qué quiere decir “meter la mano en la lata” en nuestro prestigioso foro. Y no será porque falten diarios ejemplos, en estos nuestros sures continentales, de abusos de confianza, de latrocinios, de quedarse o apropiarse de lo ajeno, consumados, por lo general, por políticos o empleados de confianza de los gobiernos o de las empresas.

Un origen prostibulario:
Los hermanos rosarinos (no se trata de una cofradía religiosa ignota, sino de los habitantes de la hermana ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina) dicen haber sido los padres de la criatura, fundando su pretensión en prácticas que eran habituales en las casas de putas de Pichincha, hoy barrio de culto y de visita obligada en esa ciudad, allá por las décadas del 20 y del 30. Según nos cuentan, los clientes que querían ayuntarse con alguna de las chicas debían pagarle a la madama. Esta les daba a los putañeros de entonces una ficha o lata “emitida” por la casa de lenocinio (muy similar a una moneda, pero de menor calidad y acabado). Esa lata, prueba de que habían “pasado por caja”, era depositada (rigurosamente antes de saborear las mieles carnales) en la alcancía de la afroditita elegida. Parece ser que más de un cliente, ruin y picarón, que siempre los hay entre los habitués de casas de tal fama, al momento de depositar su lata, halló la manera de “meter la mano en la alcancía”, sustrayéndoselas a quienes se las habían ganado de buena ley, con el sudor de... su frente, para gozar en posterior oportunidad, sin pagar un “sope”, de los servicios carnales de esa o de otras damiselas del quilombo.

¿Está vigente esta expresión en la tierra que la vio nacer?
¿Se conoce fuera de sus fronteras?
Equivocadamente hasta hoy, yo pensaba que se trataba de una expresión universal en el mapa hispanoparlante.

Saludos y buen comienzo de año para los que no se aburrieron y llegaron a leer hasta aquí.

Nota: se pueden ver unas fotos de unas latas (similares a una moneda) en el vínculo que puse en el segundo párrafo.
 
  • Lurrezko

    Senior Member
    Spanish (Spain) / Catalan
    Por mi zona, los políticos lo que hacen es meter mano en la caja. Imagino que la idea viene del contexto de la hostelería (la caja registradora), pero quizá hable de la caja fuerte. Robar, roban igual, en cualquier caso.

    Un saludo
     

    Vampiro

    Senior Member
    Chile - Español
    Hola a todos.
    Mi primer posteo del año tenía que ser en el hilo de un amigo, por supuesto.
    Curioso, conozco la expresión, pero jamás la habría relacionado con las chicas que se ríen en la fila. Más bien me sonaba a meter la mano en una lata usada para guardar dinero, a modo de alcancía casera.
    La expresión en Chile no se usa, pero me parece haberla escuchado y se entendería perfectamente. Tenemos el país menos corrupto de Latinoamérica, por lo tanto nuestros políticos no meten la mano en la lata; si de robar se trata, agarran la lata entera y se la llevan para la casa.

    Feliz año nuevo a todo WR
    _
     

    Birke

    Senior Member
    Castellano, España meridional
    Yo también os deseo un año feliz y que no nos falte el contante y sonante en el bolsillo, sin meter mano en lata que no sea propia. :)

    La expresión que comentas me es desconocida, Adolfo. Creo que la hubiera entendido como meter mano en algún fondo común o en dinero reservado para otro uso. Que fuera en una lata y no en una caja no me hubiera extrañado tanto, por la costumbre antigua de meter los billetes en una lata de galletas o similar para que estuvieran a salvo de los ratones.
     

    Calambur

    Senior Member
    Castellano (rioplatense) - Lunfardo
    Un origen prostibulario:
    Los hermanos rosarinos (... de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina) dicen haber sido los padres de la criatura, fundando su pretensión en prácticas que eran habituales en las casas de putas de Pichincha, hoy barrio de culto y de visita obligada en esa ciudad, allá por las décadas del 20 y del 30. Según nos cuentan, (...)

    ¿Está vigente esta expresión en la tierra que la vio nacer?
    ¿Se conoce fuera de sus fronteras?
    (...)
    Nota: se pueden ver unas fotos de unas latas (similares a una moneda) en el vínculo que puse en el segundo párrafo.
    Hola:

    Por aquí meter la mano en la lata está a la orden del día, y como expresión es archiconocida.

    Para mí, la lata es eso: una lata que oficia de alcancía.

    Lo que no me queda claro es por qué los rosarinos imaginan que la expresión nació en sus burdeles, si esas latas o fichas se utilizaron en casi todos los burdeles. ¿O acaso en Buenos Aires no existían?

    Por lo demás, el uso de fichas es tan viejo como los burdeles.
    Aquí hay una foto de una ficha romana de burdel (claro que no es de las que se llaman 'lata', sino de puro metal). Está un poquito corroída, pero con algo de imaginación...:rolleyes:
    Y aquí hay unas cuantas más, que apuesto doble contra sencillo a que fueron realizadas hace poco imitando las antiguas (digo, porque tan buen estado de conservación sería imposible).

    Así que, ya ven: cuando uno dice "esto es un quilombo" para significar que algo es despelotado/desordenado/anárquico, en realidad está usando mal la expresión, ya que los quilombos estaban muy pero muy bien organizados.
     
    Last edited:

    Adolfo Afogutu

    Senior Member
    Español
    Muchísimas gracias a todos, muy agradecido por sus comentarios. Qué interesante, Calambur, has aumentado mi conocimiento “burdelezco” en un 400%. Así que se llamaban spintria. Noto que las fichas o latas rosarinas eran muchísimo más circunspectas que las romanas, pero la idea seguramente era la misma: que la trabajadora no pudiera poner sus manos en el dinero. Qué peligro, que alguno de los ardorosos amantes de antaño se olvidara de una “spintria” en sus bolsillos y fuera encontrada por la patrona, con qué lo arreglamos… Me alegra saber que está viva la expresión, aunque no existan más las dichosas "latas".

    Saludos a todos
     

    Vampiro

    Senior Member
    Chile - Español
    Esas fichas romanas no dejaban mucho a la imaginación...
    Ya las había visto alguna vez en un documental de lo más educativo.
    A mí la historia de la lata y los burdeles no me cuadra, tiene muchos puntos muy flojos, casi insostenibles. Pero como no puedo desmentirla y sólo puedo suponer el origen de la expresión, no tengo mucho más que decir.
    Entretenido hilo.
    Saludos.
    _
     

    flljob

    Senior Member
    México español
    Después de ver las spintrias de calambur me doy cuenta de que no somos nada modernos, ¡con razón el tedio!
     

    Erreconerre

    Senior Member
    Mexican Spanish
    Buenas y burbujeantes noches, las mías lo fueron con un buen cava español, varias botellas (no yo solo, que beber solo es malo para el alma, sino acompañado):

    Por ser el primer día del año, voy a hacer un aporte, que quién sabe, capaz que hasta el día llegará, ojalá no muy lejano, en que encuentre su acepción un merecido lugar en el diccionario de la casa. Grande fue mi sorpresa al constatar con concienzudo y meticuloso cuidado que nunca a contertulio alguno de los aledaños le dio por dejar asentado qué quiere decir “meter la mano en la lata” en nuestro prestigioso foro. Y no será porque falten diarios ejemplos, en estos nuestros sures continentales, de abusos de confianza, de latrocinios, de quedarse o apropiarse de lo ajeno, consumados, por lo general, por políticos o empleados de confianza de los gobiernos o de las empresas.

    Un origen prostibulario:
    Los hermanos rosarinos (no se trata de una cofradía religiosa ignota, sino de los habitantes de la hermana ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina) dicen haber sido los padres de la criatura, fundando su pretensión en prácticas que eran habituales en las casas de putas de Pichincha, hoy barrio de culto y de visita obligada en esa ciudad, allá por las décadas del 20 y del 30. Según nos cuentan, los clientes que querían ayuntarse con alguna de las chicas debían pagarle a la madama. Esta les daba a los putañeros de entonces una ficha o lata “emitida” por la casa de lenocinio (muy similar a una moneda, pero de menor calidad y acabado). Esa lata, prueba de que habían “pasado por caja”, era depositada (rigurosamente antes de saborear las mieles carnales) en la alcancía de la afroditita elegida. Parece ser que más de un cliente, ruin y picarón, que siempre los hay entre los habitués de casas de tal fama, al momento de depositar su lata, halló la manera de “meter la mano en la alcancía”, sustrayéndoselas a quienes se las habían ganado de buena ley, con el sudor de... su frente, para gozar en posterior oportunidad, sin pagar un “sope”, de los servicios carnales de esa o de otras damiselas del quilombo.

    ¿Está vigente esta expresión en la tierra que la vio nacer?
    ¿Se conoce fuera de sus fronteras?
    Equivocadamente hasta hoy, yo pensaba que se trataba de una expresión universal en el mapa hispanoparlante.

    Saludos y buen comienzo de año para los que no se aburrieron y llegaron a leer hasta aquí.

    Nota: se pueden ver unas fotos de unas latas (similares a una moneda) en el vínculo que puse en el segundo párrafo.
    Por aquí no se conoce. Tratándose de envases metálicos, la palabra lata está casi casi excluida de nuestro vocabulario cotidiano, aunque sobrevive en frases como una lata de atún o una lata de sardinas. Pero los refrescos los pedimos en bote (una soda de bote), lo mismo que la cerveza (una cerveza de bote). Hay quienes viven de juntar botes, es decir, de recoger esos recipientes metálicos para venderlos. Y juntamos la basura en botes: el bote de la basura.

    Cuando queremos expresar una idea como la de la pregunta decimos "hacer arrebatinga", y arrebatinga, aunque es la forma vulgar de rebatiña, es tan usual y tan conocida que hasta el ex presidente Fox la usaba en sus discursos, aunque es obvio que este ex no es el prototipo de la corrección léxica. En ciertos grupos se usa tarascar; por ejemplo, tirar la tarascada es tanto el movimiento del perro al morder como el movimiento de tomar algo y ocultarlo para uno mismo.
    Pero, como lo menos probable es que otra persona nos tire la tarascada para mordernos sino para llevarse algo de valor, cuando alguien toma lo que no le corresponde decimos que tiró la tarascada.
     

    swift

    Senior Member
    Spanish – Costa Rica (Valle Central)
    Hola:

    Recuerdo muy bien este hilo pero en aquel momento no logré dar con una equivalencia en el habla costarricense. Creo que no me equivocaría si afirmara que la locución que nos presentó Adolfo no es usual por estas tierras; sin embargo, la metonimia se entiende sin problemas.

    Un ejemplo de uso:
    En un multitudinario acto en la ciudad de Tacuarembó, el candidato presidencial del Frente Amplio, Tabaré Vázquez, en medio de su discurso envió un saludo al ex presidente del Banco República, Fernando Calloia, por la decisión de la Justicia de su sobreseimiento.

    Manifestó su convicción de que igual suerte correrá el ex ministro de Economía, Fernando Lorenzo. “También será contemplado por la Justicia”, anunció. Reiteró que “en el FA podremos meter la pata, pero no la mano en la lata”.

    http://www.republica.com.uy/en-el-fa-podremos-meter-la-pata-pero-no-la-mano-en-la-lata/483957/
    Lo que me pregunto, con el fin de acotar el alcance de esa locución verbal, es lo siguiente: ¿significa sustraer bienes o cometer peculado? Lo pregunto porque, en la Red, los casos en que el sujeto designa a un funcionario público son cuantiosos.
     

    totor

    Senior Member
    Castellano rioplatense
    Significa simplemente robar dinero, José, no cualquier cosa sino dinero, por eso se aplica por lo general a los funcionarios, que son los que más cerca están de la 'lata'.

    Pero también puedo decir que fulanito, gerente de la firma tal o del banco cual, 'metió la mano en la lata'.

    Este mismo ejemplo orienta hacia gente con relativo poder o cercanía a la lata.

    No lo usaría para el caso de un simple ladrón que entra en un negocio o una casa y roba dinero.

    Como dijo Adolfo, se trata:
    de abusos de confianza, de latrocinios, de quedarse o apropiarse de lo ajeno, consumados, por lo general, por políticos o empleados de confianza de los gobiernos o de las empresas.
     

    swift

    Senior Member
    Spanish – Costa Rica (Valle Central)
    Gracias, Víctor. :) Por estas latitudes, sobre todo en la prensa, en lugar de la “lata” se habla de “arcas públicas” y esta locución nominal se combina con algún verbo o con alguna locución verbal que exprese la acción de “extraer fondos”. En un registro más informal, quizás el verbo “bolsear(se)” o la locución “meter (la) mano en [+ sustantivo]”.

    Preguntaré a mis conocidos por si conocen alguna fraseología popular que a lo mejor a mí se me está escapando. :)
     

    swift

    Senior Member
    Spanish – Costa Rica (Valle Central)
    Significa simplemente robar dinero, José, no cualquier cosa sino dinero, por eso se aplica por lo general a los funcionarios, que son los que más cerca están de la 'lata'.
    Del Diccionario de americanismos de la Asociación de Academias:
    meter

    IV.

    w2.
    ~ la mano en la lata. loc. verb. Pa, Bo, Ar, Ur. Apropiarse alguien indebidamente de algo ajeno, especialmente dinero que le ha sido confiado. pop + cult → espon.

    http://lema.rae.es/damer/?key=mano
    :)
     
    < Previous | Next >
    Top