salirse de la Iglesia voluntariamente

  • clares3

    Senior Member
    español España
    #5
    Hola
    En cuanto al hilo, el término es apostatar como ya han dicho. En cuanto al hecho mismo de apostatar, lo que no entiendo es que alguien esté dispuesto a dedicar tanto esfuerzo a darse de baja de una lista en la que ha dejado de creer definitivamente.
     
    Last edited by a moderator:

    Calambur

    Senior Member
    Castellano (rioplatense) - Lunfardo
    #6
    En cuanto al hecho mismo de apostatar, lo que no entiendo es que alguien esté dispuesto a dedicar tanto esfuerzo a darse de baja de una lista en la que ha dejado de creer definitivamente.
    ¡Hombre!, me lo has sacao de la boca.
    Además, a mi entender, apostatar "oficialmente" es casi una contradicción lógica -o al menos una seria incoherencia-. Si no se cree en la autoridad de alguien, al pedirle a ese alguien que admita que no reconocemos su autoridad, le estamos dando justo lo que pretendemos negarle: autoridad.
     
    Last edited by a moderator:
    Español
    #7
    Menos exigente en cuanto a vocabulario se refiere sería decir "renunciar a la fe católica". De acuerdo al DRAE es negar la fe en Cristo recibida en el bautismo, así que el verbo bien puede aplicar a quien quiera renunciar a su condición de fiel de cualquiera de las iglesias protestantes, o de alguna de las nuevas iglesias que surgieron como hongos después de la lluvia estos últimos veinte o treinta años en América Latina.
    Saludos
     
    Español salvadoreño
    #9
    Nota de Moderación

    Se les recuerda que este foro es de naturaleza lingüística y no para otro tipo de comentarios o consultas ajenas a este punto.

    En este sentido, se les ruega, enfocarse en la pregunta original de este hilo:

    La Iglesia te puede excomulgar, pero si uno quiere hacerlo por cuenta propia, ¿cuál es la palabra?

    Gracias de antemano.
    Desde ya, muchas gracias anticipadas por su comprensión.

    Ayutuxte
    Moderador
     

    clares3

    Senior Member
    español España
    #10
    Hola
    El post de Adolfo Afogutu me ha hecho pensar sobre el acierto de apostasía como respuesta a la pregunta inicial pues entiendo que apostasía no es la versión de la excomunión (que impone la iglesia) contemplada desde la perspectiva del creyente. Tal como la ha definido Adolfo (negar la fe en Cristo recibida en el bautismo, DRAE), quien se da de baja en la ICat. puede no apostatar sino, simplemente, cambiar de bando, tal como acaba de ocurrir con los anglicanos que se han pasado a la ICat.: ellos no reniegan de la fe en Cristo sino que se encuentran mejor representados en su fe por la ICat. y no por la IAngl.
    Por tanto, el término apostasía es preciso entenderlo en su sentido auténtico: quien apostata niega la fe en Cristo y no se trata de la versión opuesta de la excomunión, que exige en el excomulgado que comparta fe con sus jueces: el que verdaderamente ha dejado de creer no tiene interés alguno en que lo den de baja en ninguna lista y, desde luego, no se inquieta por el hecho de que lo excomulguen.
    Concluyo que lo opuesto a la excomunión (como algo impuesto por la autoridad eclesial) es el apartamiento voluntario de los sacramentos y cuanto conlleva ser católico, siendo la apostasía un paso más allá que incluye negar la fe en Cristo.
    Sin embargo, constato que en el uso ordinario se suele equiparar apostasía a simple alejamiento de las prácticas religiosas propias de la ICat.
    ¿Te sirve, estimada Lady Jeckyll?
     
    #11
    Hola
    El post de Adolfo Afogutu me ha hecho pensar sobre el acierto de apostasía como respuesta a la pregunta inicial pues entiendo que apostasía no es la versión de la excomunión (que impone la iglesia) contemplada desde la perspectiva del creyente. Tal como la ha definido Adolfo (negar la fe en Cristo recibida en el bautismo, DRAE), quien se da de baja en la ICat. puede no apostatar sino, simplemente, cambiar de bando, tal como acaba de ocurrir con los anglicanos que se han pasado a la ICat.: ellos no reniegan de la fe en Cristo sino que se encuentran mejor representados en su fe por la ICat. y no por la IAngl.
    Por tanto, el término apostasía es preciso entenderlo en su sentido auténtico: quien apostata niega la fe en Cristo y no se trata de la versión opuesta de la excomunión, que exige en el excomulgado que comparta fe con sus jueces: el que verdaderamente ha dejado de creer no tiene interés alguno en que lo den de baja en ninguna lista y, desde luego, no se inquieta por el hecho de que lo excomulguen.
    Concluyo que lo opuesto a la excomunión (como algo impuesto por la autoridad eclesial) es el apartamiento voluntario de los sacramentos y cuanto conlleva ser católico, siendo la apostasía un paso más allá que incluye negar la fe en Cristo.
    Sin embargo, constato que en el uso ordinario se suele equiparar apostasía a simple alejamiento de las prácticas religiosas propias de la ICat.
    ¿Te sirve, estimada Lady Jeckyll?
    Desde luego, ahora me doy cuenta de que no fui nada clara con mi pregunta. Efectivamente, me referería a negar la fe en Cristo. Entonces, sí, es la apostasía lo que andaba buscando. Supongo que la excomunión es igualmente difícil de conseguir. Gracias, Clares ;). Tus aportes son siempre instructivos.
     

    clares3

    Senior Member
    español España
    #12
    Hola
    Por las prisas de servirte, Lady Jeckyll, se me olvidó aportar el texto del canon 205 del Código de Derecho Canónico que responde exactamente a tu pregunta:

    Canon 205.
    Se encuentran en plena comunión con la Iglesia católica, en esta tierra, los bautizados que se unen a Cristo dentro de la estructura visible de aquélla, es decir, por los vínculos de la profesión de fe, de los sacramentos y del régimen eclesiástico.

    A contrario sensu (como dicen ellos) quien pese a haberse unido a la ICat luego abandona la profesión de fe, se aleja de los sacramentos y del régimen eclesiástico, no ha apostatado (no niega la fe en Cristo) pero se aplica por sí mismo lo que la ICat le aplicaría si lo excomulgara.

    Creo que el hilo, tras arduas y divertidas vicisitudes, ha dado al fin con la tecla gracias a Adolfo Afogutu que encaminó nuestras derivas. Chapeau, querido Adolfo.
     
    Top